Month: marzo 2018

¿Cómo transformar nuestro Crítico Interior? (tercera parte)

“El Cuaderno de Bitácora”

 

EL CRÍTICO INTERIOR: UNA GRAN VOZ PRIMARIA (cuaderno 8)

Para poder transformar nuestro Crítico Interior primero de todo tenemos que darnos cuenta de que nos está hablando. Muchas veces estamos tan identificados con la Voz del Crítico que su sonido lo sentimos como si fuera la única verdad y como si fuéramos nosotros mismos los que nos reprendemos. Son pensamientos que nos acompañan, como si lleváramos unas gafas que no nos sacamos nunca y viéramos el mundo siempre desde la óptica de estas gafas. No nos podemos defender del crítico y nos sentimos avergonzados porque se expresa con un tono autoritario implacable.

La Voz Crítica quiere ser nuestra alidada y critica con entusiasmo cualquier cosa que tenga que ver con nosotros. Y su razón es mantenernos sanos y salvos, con éxito. Quiere que estemos seguros. Si utilizamos la estrategia de decirnos comentarios positivos de nosotros mismos como una manera de acallar la Voz Crítica, veremos que sube el tono de voz y la intensidad.

Así pues, para transformar el Crítico y experimentarlo como un aliado, el primer paso es reconocerlo, es tomar consciencia de él desde el Ego Consciente o nuestro Capitán Interior. (Ya hemos ido explicando cómo podemos reconocerlo en los anteriores cuadernos).

Y una vez detectado un comentario del Crítico, el siguiente paso es preguntarnos: ¿cuál es la sabiduría que se esconde detrás de este comentario? ¿cuál es el mensaje en positivo qué estoy recibiendo? Algunos ejemplos reales que nos pueden ayudar:

  • Crítico: ¡qué cara tienes!
  • Transformación: otro día lo planificaré mejor o pediré ayuda en la próxima reunión.
  • Crítico: ¡otra vez impuntual!
  • Transformación: definitivamente pondré alarma en el teléfono 15 minutos antes de salir o si salgo con tiempo de casa llego a la reunión con una actitud positiva y relajada.
  • Crítico: ¡Eres una vaga!
  • Transformación: necesito dedicarme tiempo para mí, los otros se beneficiarán porque estaré más tranquila o si no tomo un descanso no podré asumir todas mis responsabilidades.

Escuchando la Voz Crítica nos hacemos responsables de nosotros mismos y nos regalamos irnos superando con respeto hacia nuestro ser. No hay juicio.

El Crítico seguirá haciendo comentarios porque tiene habilidad de análisis, pero su interacción será totalmente diferente. Dejará de atacar y se neutraliza su negatividad. Nos da información imparcial sobre diferentes aspectos y personas importantes en nuestra vida. Nos ayuda en nuestro desarrollo y en protegernos.

El Crítico transformado nos mira a nosotros, nuestra vida y nuestro trabajo objetivamente y da información de lo que ve. Es una mente objetiva, con capacidad de discernir. Puede revisar un trabajo sin juicio, indicar lo que está bien y lo que hay que mejorar. Manifiesta cuando está perdido o lo que podemos hacer diferente. Es nuestro mejor aliado, la única condición es que lo reconozcamos cuando se expresa y no nos identifiquemos con él.

Y sobre todo, recordemos que Diálogo de Voces es un proceso, no hay metas a superar. Si nos identificamos con el Crítico y vuelve a sus antiguos hábitos, no hay error ni está todo perdido. Tomemos consciencia de nuestro Ego Consciente y ¡sigamos caminado con nuestro equipo interior!

Mònica Jal
Coach Co-Activa.
Coaching de equipos y Coach Wingwave.
Facilitadora en Diálogo de Voces.

Mi jefe es un maltratador – Una visión desde Diálogo de Voces

“El Cuaderno de Bitácora”

 

MI JEFE ES UN MALTRATADOR (cuaderno 7)

 

Hablaremos hoy del “Maltratador” desde una visión de Diálogo de Voces.

Desde nuestro trabajo con Diálogo de Voces sabemos que no podemos cambiar el comportamiento ajeno, sólo podemos cambiar nuestro comportamiento o la manera de vivir la experiencia. Desde esta perspectiva vamos hablar de la “visión o el comportamiento de la personalidad que juzga” el Maltratador del jefe.

Vamos a poner como ejemplo el caso de uno de nuestros pacientes respetando su intimidad cambiaremos su nombre y algunos datos personales. Juan López es un responsable de producción en una pequeña empresa, tiene 42 años, casado y padre de gemelos de 8 años. Nos viene a ver con un nivel de estrés muy alto, estaba tomando ansiolíticos a diario, sufría de insomnio, bajo apetito sexual y el único culpable de esta vida sin sentido para él era “el maltratador de su jefe”.

Cuando hacemos que Juan López describa su jefe con detalles, le dejamos que “juzgue” con toda la libertad del mundo, utilizando todo el vocabulario que conoce, se va conectando totalmente con su personalidad predominante, va ocupando el espacio de su personalidad opuesta a la de su jefe.

Durante este proceso Juan López percibe su parte “vulnerable” como sale a la luz, es esa parte la que esta juzgando con tanta intensidad el comportamiento agresivo de su jefe. El diálogo interno es de su niño interior que le esta diciendo hemos estado toda la noche trabajando y lo hemos hecho lo mejor posible. Ejemplo de algunas frases que nos decía esa personalidad del niño interior: “no me ven“; “no me valoran“; “no soy bueno por más que me esfuerce“.

Su Crítico Interior también estaba ahí muy presente reforzando esas creencias (tenemos varios artículos del critico interior – cuadernos 1,2,8).

 El trabajo con Diálogo de Voces ha sido ayudar a Juan López a darse cuenta de su baja autoestima, desde niño siempre buscando el reconocimiento de sus padres. La segunda parte del proceso ha sido que observara las personalidades que su jefe representaban para él, y nos dice lo siguiente: Seguridad, fuerza, coraje, agresivo, salvaje, luchador, determinación.

Durante las siguientes semanas trabajamos estas personalidades de seguridad, fuerza, coraje con Juan López en su constelación individual (hablaremos de este tema en nuestros siguientes artículos).

Una vez que Juan López tuvo integrado esas personalidades su relación con su jefe había cambiado totalmente, él ya no era la víctima de un jefe maltratador, era un trabajador que podía expresar su punto de vista, había desarrollado un “Ego Consciente” que escuchaba su parte vulnerable y también su fuerza y respondía a su jefe con una seguridad y determinación interior que antes no la tenia disponible.

El gran regalo de Diálogo de Voces para Juan López ha sido poder integrar esa parte agresiva su “animal salvaje” sin tener que transformarse en él, esa energía de fuerza, seguridad, estaban presentes en su vida desde este momento.

Cuando conseguimos entender el proceso de la vida todo tiene otro sentido, algunas veces desde nuestra limitación no somos capaces de verlo pero siempre hay una búsqueda de equilibrio en la naturaleza y nosotros hacemos parte de ella. “Por lo tanto, lo que juzgas en el otro esta hablando de ti“, integrar tu sombra es el gran objetivo de Diálogo de Voces.

Salvador Vivas – Formador y Facilitador en Diálogo de Voces

El Juicio y el Perdón – Terapia con Diálogo de Voces

“El Cuaderno de Bitácora”

 

EL JUICIO Y EL PERDÓN (cuaderno 6)

 

Hablaremos del Juicio y el Perdón desde una visión de Diálogo de Voces.

Desde el trabajo de Diálogo de Voces sabemos que el Juicio es apenas un punto de vista, una manera de “interpretar la realidad” desde nuestras creencias. Cuando estamos juzgando el comportamiento ajeno o el nuestro lo hacemos desde una personalidad o varias a la vez.

Vamos a poner como ejemplo de este trabajo el caso de uno de nuestros pacientes con su nombre cambiado que nos vino a visitar con una carga de rabia y resentimiento contra su padre que le había maltratado en su infancia y después abandono a la familia. Marco en la actualidad es un hombre de 38 años, trabajador social en Cruz Roja, casado, padre de dos niñas, un hombre muy preocupado por el bien estar de la familia y de los demás.

El motivo de la consulta es que no podía perdonar a su padre, se encontraba en una situación en que su padre estaba muy enfermo de cáncer, estaba ya en una fase terminal y su madre le pedía que lo fuera a visitar antes de morirse, pero para Marco eso era imposible.

Nuestro trabajo con Marco ha sido conectar con esas partes que todavía seguían en la actualidad “juzgando” aquél padre de su infancia maltratador y que les había abandonado sin mirar atrás (palabras de Marco).

Lo más importante en este trabajo con Marco ha sido escuchar su “niño herido”, el hombre adulto ha podido encontrarse en ese “espacio sagrado y vulnerable” de la personalidad dónde guardaba todo su resentir, su dolor, su rabia contra su padre. Desde el trabajo de Diálogo de Voces, Marco desarrolla un “Ego Consciente” en relación a su niño herido, empieza un profundo trabajo de desidentificarse de este espacio sagrado, observando, escuchando todo el aporte que esa personalidad puede traer a su vida, sin un juicio interno, lleno de amor y respecto por ese espacio del niño herido. Marco reconoce que lo que realmente le hacia sufrir era el diálogo interno de su niño herido y no la realidad en si misma, un proceso liberador y sanador para el hombre adulto.

La siguiente fase de este proceso era reconocer las personalidades que Marco “juzgaba” del comportamiento de su padre. La personalidad que más le impactaba era que su padre era un hombre frío, distante, no expresaba emociones en ningún momento, nunca había sentido su padre decir un “te quiero” a nadie y menos a él.

Marco pudo trabajar e integrar esa personalidad “mental y racional” que tiene su padre, esa parte que no siente una emoción, entiende lo que es una emoción, pero no siente la emoción. Marco es un hombre muy emocional y colaborador, su vida esta dedicada totalmente en ayudar a los demás y cambiar el mundo. Cuando empezamos a trabajar la personalidad “mental y racional” en Marco, ha sido para él una experiencia muy positiva, poder ver el mundo desde esa nueva perspectiva le ha enriquecido en muchos aspectos, uno de los más importantes ha sido no vender su casa para ayudar a una nueva ONG en Sudáfrica.

Cuando Marco desarrolla su Ego Consciente en relación a esa personalidad “mental y racional” se encuentra en una nueva posición, la de poder “elegir” entre polaridades opuestas, el emocional y el mental.

En este proceso de Diálogo de Voces lo que hemos conseguido con Marco ha sido deshacer el “juicio” en relación a su padre que venia de la perspectiva o visión de su personalidad emocional, una vez integrada las partes mental y racional, esa carga de juicio desaparece porque entiende el comportamiento de su padre, no tiene que transformase en él pero tiene esa personalidad disponible ahora.

El juicio deja de tener sentido por lo tanto el “Perdón” es la consecuencia del no juicio interno contra su padre.

Salvador Vivas – Formador y Facilitador en Diálogo de Voces

  

El Complaciente y El Egoísta. ¿Mi media naranja?

“El Cuaderno de Bitácora”

 

EL COMPLACIENTE Y EL EGOÍSTA – ¿MI MEDIA NARANJA? (cuaderno 5)

Hablaremos de mi Media Naranja desde una visión de Diálogo de Voces.

Desde el trabajo de Diálogo de Voces sabemos que somos múltiples personalidades o diferentes “Yoes” que interactúan dentro de nosotros, partiendo de esta visión, cuando nos enamoramos ¿Qué “personalidad” se está enamorando?

Vamos a poner como ejemplo una pareja real de nuestra consulta con sus nombres cambiados. María es una mujer complaciente que se preocupa por su marido Juan, dedicada totalmente a complacerle, cuidar de la casa y de los hijos. Su centro está en el otro, cuando le hacemos la pregunta quienes son las personas más importantes en su vida, nos contesta que son sus hijos, su marido, sus padres, sus amigos, incluso su perrito snow, en fin todos los demás menos ella misma. Por otro lado su marido Juan, es un empresario con éxito, le encanta su trabajo tiene varias personas bajo su mando, don de la palabra, seguro de si mismo y le encanta ser el centro de las atenciones, un hombre con un comportamiento más egoísta, totalmente centrado en él.

El comportamiento de Juan cuando llega a casa es dejar los zapatos por el medio y las cosas por el camino sin preocuparse de recogerlas, se sienta en su sillón en la sala esperando que María le traiga sus zapatillas y su té preferido, María está allí escuchando cómo ha sido complicado el día de Juan y se siente muy bien atendiendo a su marido.

María tiene como Personalidad Predominante La Complaciente, pensar en el otro y Juan tiene como Personalidad Predominante El Egoísta, pensar en él.

María y Juan tienen una relación complementaria y perfecta, pero no sana desde la perspectiva de Diálogo de Voces.

María siendo Coherente con sus Creencias desde la visión de la Complaciente, hace todo para agradar a Juan: le mima, le cuida, recorre las cosas que él ha dejado tirado por la casa y justifica como correcto el comportamiento de Juan, porque él está cansado de un largo día de estrés en el trabajo y no tiene porqué recoger sus cosas cuando llega a casa, son detalles que no importan.

Después de años de convivencia perfecta, María un día se pregunta por qué “siempre” es Juan quien decide qué películas ir a ver al cine, en qué restaurantes ir a cenar con la familia, qué lugares ir de vacaciones, y en este momento nace en María una semilla que le hace cuestionar algunos comportamientos de Juan.

Cuando María empieza a pensar diferente, se da cuenta que Juan nunca la tiene en cuenta, nunca la ve, y es cuando empiezan los “conflictos en la pareja“, la carga de juicio de María sale desde una de sus personalidades que quiere que la tengan en cuenta, su parte vulnerable sale a la luz, ella “proyecta sobre Juan” lo que ella desde su Creencia vive como malo.

Desde el trabajo de Diálogo de Voces, lo que está ocurriendo con María es una proyección de su “personalidad egoísta”, ella ve en Juan lo que su consciente ha reprimido porque lo considera negativo, María es una mujer Complaciente, por lo tanto ser Egoísta es malo y es lo que Juan representa en ese momento de la relación para María y empieza a “Juzgar” el comportamiento Egoísta de Juan.

El gran trabajo de Diálogo de Voces con María ha sido ayudarla a integrar las dos polaridades (Complaciente y Egoísta) desde el desarrollo de un “Ego Consciente” y en este momento María puede responder a la actitud de Juan desde un equilibrio interno. El objetivo del desarrollo de un Ego Consciente ha sido ayudar a María ha escuchar sus dos partes opuestas y responder a la situación.

Cuando desarrollamos el Ego Consciente en relación a nuestras polaridades opuestas todo cambia, el “Juicio” deja de tener sentido en la relación con la pareja porque entendemos el comportamiento ajeno, hemos integrado en nosotros lo que antes estábamos proyectando fuera, tenemos la misma polaridad disponible ahora y en el caso de María sería su parte Egoísta, en otras palabras, pensar en ella, poder opinar y participar de igual a igual y es en este momento cuando podemos hablar con nuestra pareja desde el mismo punto de vista, el diálogo es mucho más amplio y sano.

A partir de este momento María ha dejado de ser una media naranja con Juan y ha pasado a ser una Naranja Entera.

Cuando cambiamos nuestro comportamiento, en el caso de María siendo más “Egoísta”, pensando en ella, obliga a que Juan cambie también, le ayuda a darse cuenta que puede ser más “Complaciente” en la relación con María, transformándose internamente.

La vida nos ayuda a encontrar las partes que hemos rechazado y poder integrarlas,

por eso los grandes maestros siempre nos han enseñado que

lo que rechazas en el otro esta hablando de ti.

 

Salvador Vivas – Formador y Facilitador en Diálogo de Voces