Nuestro trabajo personal con Diálogo de Voces

“El Cuaderno de Bitácora”

 

NUESTRO TRABAJO PERSONAL CON DIÁLOGO DE VOCES (cuaderno 10)

 

Mi experiencia con este proceso de Diálogo de Voces – Salvador Vivas

VoiceDialogue

Hace más de 20 años que utilizo este proceso Diálogo de Voces para acceder a mi interior y entender que pasa cuando interactúo con otras personas. Es un proceso sencillo, atractivo y algunas veces asusta.

El proceso nos ayuda a descubrir quien somos. Una pregunta que siempre me hecho: ¿Quien Soy?

Gracias a este proceso me ayudo a ver que soy muchos “Yoes”, soy el hijo que acompaña la madre al hospital, también soy el padre que ayuda a sus hijos con las tareas del cole, pero también soy el marido apasionado, también soy el profesional terapéutico cuando esta con un paciente. Me he dado cuenta que Soy todos estos “Yoes” y que dependiendo de la situación o entorno, uno de estos “Yoes” asume el control de mi coche psicológico.

La persona responde a las exigencias sociales, es la “máscara” que nos ponemos para salir al mundo. Comienza por ser un arquetipo y con el tiempo la vamos asumiendo como propia, hasta que llega a ser parte de nosotros mismos. Esta máscara se convierte en una verdad donde lo individual – lo original pasa a ser mal visto y desaparece (es reprimido o rechazado) y eso que nos hace diferentes del colectivo, pasa al inconsciente, transformándose en “lo disfuncional” de la personalidad. La palabra “personaje” se asocia al papel que representa un actor en el escenario. Así, en cada situación social el individuo desempeña “personajes” o “Yoes” diferentes, usando diferentes máscaras: es amable y sonríe como un “buen niño”, es grosero con quien le grita en el tránsito, actúa con indiferencia con algunos y pasa por tonto con otros.

Este proceso de Diálogo de Voces me facilito la experimentación de esos “Yoes” que he descubierto como integrantes de mi personalidad. Una vez que los he reconocido se ha producido una maravillosa sensación de saber quién está actuando en cada momento de mi vida, conocidos como mis “Yoes Primarios”.

La siguiente fase fue tomar consciencia de los “Yoes” que tengo rechazados e integrarlos en mi Ego Consciente. Muchas Voces que están ahí en mi mente empezaron a tener nombre, como por ejemplo el Niño Herido, el Crítico Interior, la Autoridad, el Rebelde, el Perezoso, el Seductor, etc.

Durante el proceso de Diálogo de Voces empecé a trabajar con estos “Yoes” rechazados o desatendidos y te vas dando cuenta que son parte de ti, que necesitan ser escuchados, necesitan expresar su visión del mundo, este es el gran cambio, Integrar estas Voces, estos “Yoes” rechazados. Este es el trabajo del Ego Consciente que permite integrar todas estas sub-personalidades y equilibrar los opuestos.

Este proceso de Dialogo de Voces también me ayudo mucho con la relación de pareja y sigo aprendiendo cada día. Soy consciente en cada momento de que parte esta interactuando y eso nos ayuda a mantener una relación más sana.

“No es lo que decimos a nuestra pareja lo que realmente importa,

sino quién en nuestro interior lo esta diciendo” 

Hal y Sidra Stone, (Partnering: a new kind of relationship).

Salvador Vivas – Facilitador en Diálogo de Voces


Mi experiencia con este proceso de Diálogo de Voces – Monica Jal

Es un regalo tomar consciencia de las “voces” con las que nos identificamos. Si describes cómo eres, conocerás tus voces primarias, con las que de forma inconsciente te identificas. Decir por ejemplo,  yo soy comunicativa,  o soy sociable no me importa porque me siento así ya que tengo una gran complaciente en mi, a quien le gusta estar pendiente de los demás y mostrarse cercana y agradable. Por el contrario decir que soy autoritaria aún me hace sentir incómoda. Y es que mi voz autoritaria la he rechazado durante muchos años de mi vida.

El día que descubrí que necesitaba una voz autoritaria no fue fácil de aceptar. Unos días después, hacía frío húmedo en la ciudad. Quería hablar en la sesión de Diálogo de Voces de una discusión que me dejó mal sabor de boca porque no me había sabido explicar. A través de Diálogo de Voces me di cuenta que un punto débil en mi cuerpo es el cuello, la garganta, por donde nos expresamos. Y descubrí que allí era donde yo identificaba una voz primaria fuerte que me decía “te vas a expresar mal”.

Estuvimos trabajando cómo esta voz primaria, “el tapón”(le di este nombre), me protege de no decir algo de lo que después me puedo arrepentir. Y por supuesto dimos espacio a la voz rechazada totalmente opuesta, “el árbol de la voz” (salió este nombre) que desde entonces va creciendo y que me protege animándome a expresarme incluso en situaciones incómodas pero que me permite poner límites.

En cuanto descubrimos dos polaridades opuestas como el tapón y el árbol de la voz, aceptamos la voz primaria e incorporamos la voz rechazada, adquirimos nuevas herramientas para relacionarnos con los demás, establecemos un equilibrio sano de fuerzas en nuestro interior y nos aceptamos tal cual somos, sabiendo que todos llevamos la semilla de dos polaridades opuestas en nuestro interior que solo buscan protegernos.

Mònica Jal
Coach Co-Activa.
Coaching de equipos y Coach Wingwave.
Facilitadora en Diálogo de Voces.

Deja un comentario