El Juicio y el Perdón – Terapia con Diálogo de Voces

“El Cuaderno de Bitácora”

 

EL JUICIO Y EL PERDÓN (cuaderno 6)

 

Hablaremos del Juicio y el Perdón desde una visión de Diálogo de Voces.

Desde el trabajo de Diálogo de Voces sabemos que el Juicio es apenas un punto de vista, una manera de “interpretar la realidad” desde nuestras creencias. Cuando estamos juzgando el comportamiento ajeno o el nuestro lo hacemos desde una personalidad o varias a la vez.

Vamos a poner como ejemplo de este trabajo el caso de uno de nuestros pacientes con su nombre cambiado que nos vino a visitar con una carga de rabia y resentimiento contra su padre que le había maltratado en su infancia y después abandono a la familia. Marco en la actualidad es un hombre de 38 años, trabajador social en Cruz Roja, casado, padre de dos niñas, un hombre muy preocupado por el bien estar de la familia y de los demás.

El motivo de la consulta es que no podía perdonar a su padre, se encontraba en una situación en que su padre estaba muy enfermo de cáncer, estaba ya en una fase terminal y su madre le pedía que lo fuera a visitar antes de morirse, pero para Marco eso era imposible.

Nuestro trabajo con Marco ha sido conectar con esas partes que todavía seguían en la actualidad “juzgando” aquél padre de su infancia maltratador y que les había abandonado sin mirar atrás (palabras de Marco).

Lo más importante en este trabajo con Marco ha sido escuchar su “niño herido”, el hombre adulto ha podido encontrarse en ese “espacio sagrado y vulnerable” de la personalidad dónde guardaba todo su resentir, su dolor, su rabia contra su padre. Desde el trabajo de Diálogo de Voces, Marco desarrolla un “Ego Consciente” en relación a su niño herido, empieza un profundo trabajo de desidentificarse de este espacio sagrado, observando, escuchando todo el aporte que esa personalidad puede traer a su vida, sin un juicio interno, lleno de amor y respecto por ese espacio del niño herido. Marco reconoce que lo que realmente le hacia sufrir era el diálogo interno de su niño herido y no la realidad en si misma, un proceso liberador y sanador para el hombre adulto.

La siguiente fase de este proceso era reconocer las personalidades que Marco “juzgaba” del comportamiento de su padre. La personalidad que más le impactaba era que su padre era un hombre frío, distante, no expresaba emociones en ningún momento, nunca había sentido su padre decir un “te quiero” a nadie y menos a él.

Marco pudo trabajar e integrar esa personalidad “mental y racional” que tiene su padre, esa parte que no siente una emoción, entiende lo que es una emoción, pero no siente la emoción. Marco es un hombre muy emocional y colaborador, su vida esta dedicada totalmente en ayudar a los demás y cambiar el mundo. Cuando empezamos a trabajar la personalidad “mental y racional” en Marco, ha sido para él una experiencia muy positiva, poder ver el mundo desde esa nueva perspectiva le ha enriquecido en muchos aspectos, uno de los más importantes ha sido no vender su casa para ayudar a una nueva ONG en Sudáfrica.

Cuando Marco desarrolla su Ego Consciente en relación a esa personalidad “mental y racional” se encuentra en una nueva posición, la de poder “elegir” entre polaridades opuestas, el emocional y el mental.

En este proceso de Diálogo de Voces lo que hemos conseguido con Marco ha sido deshacer el “juicio” en relación a su padre que venia de la perspectiva o visión de su personalidad emocional, una vez integrada las partes mental y racional, esa carga de juicio desaparece porque entiende el comportamiento de su padre, no tiene que transformase en él pero tiene esa personalidad disponible ahora.

El juicio deja de tener sentido por lo tanto el “Perdón” es la consecuencia del no juicio interno contra su padre.

Salvador Vivas – Formador y Facilitador en Diálogo de Voces

  

Deja un comentario